Respuesta del MEF a la consulta sobre el Proyecto de Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas (Octubre 2015)

En octubre de 2015 se llevó a cabo la sesión N° 55 del Consejo de Coordinación Viceministerial, que tuvo como uno de sus puntos de agenda la discusión del proyecto de Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas (que finalmente fue presentado por la Defensoría del Pueblo y aprobado por el Pleno del Congreso de la República en mayo de 2016).

Luego de aquella sesión, el “Movimiento Ciudadano Para que No se Repita” dirigió al Viceministerio de Economía del Ministerio de Economía y Finanzas una solicitud de información, a fin de conocer si el proyecto de ley había merecido observaciones por parte de esta cartera.  Compartimos a continuación la respuesta del Vice-Ministro Enzo Defilippi, para mostrar cómo en el proceso de sacar adelante la aprobación de esta ley participaron todos los sectores y cómo en su momento el proyecto de ley no generó resistencias por asuntos presupuestales.

 

Esta Ley alienta la posibilidad de reorientar la búsqueda de los +15 mil desaparecidos

 

 

La Mesa de Concertación y lucha contra la pobreza de Ayacucho solicita al Presidente Ollanta Humala promulgar la Ley de Búsqueda de personas desaparecidas.

 

La MCLCP-A considera que en efecto, la desaparición forzada es uno de los crímenes más atroces, que implica la vulneración de derechos humanos fundamentales, además de un duelo inconcluso, dolor, angustia e incertidumbre permanente en sus familiares. La destrucción de un proyecto de vida, no sólo de la persona desaparecida sino también de sus seres queridos. Lamentablemente esta problemática que hemos vivido en nuestra región y en el país, no ha sido abordada a través de políticas públicas orientadas a la búsqueda, identificación y entrega de restos de personas desaparecidas con un enfoque humanitario.  

La aprobación por el Congreso, de la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas Durante el Periodo de la Violencia de 1980 al 2000, presentada por la Defensoría del Pueblo, alienta la posibilidad de reorientar la búsqueda de los más de 15 mil desaparecidos, la atención de las necesidades psicosociales de los familiares y la atención en los gastos que ocasiona la búsqueda. En tal sentido desde la MCLCP;

1.- Expresamos nuestro saludo al Congreso de la República, por aprobar  el proyecto de Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

2.- Solicitamos al Presidente de la República Ollanta Humala Tasso, la inmediata promulgación de la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas, durante el periodo de la violencia de 1980 al 2000, para su correspondiente reglamentación e implementación por el Ministerio de Justicia.

Ayacucho,  14 de Junio del 2016.

Para llegar a una verdadera y sincera reconciliación en nuestro país

El 26 de mayo de 2016, el Congreso aprobó la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas durante el período de violencia de 1980-2000. Hoy, 1 de Junio, la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecido del Perú- ANFASEP  ha emitido un comunicado de reconocimiento a esta norma, reiterando al país su compromiso fundacional: buscar y localizar a los miles de desaparecidos.

heeder soto

 

Anfasep saluda la aprobación de la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas

La Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú – ANFASEP, organización que desde hace 33 años viene trabajando por la verdad y la justicia, así como por la defensa, promoción y difusión de los Derechos Humanos.

Desde ANFASEP, venimos buscando incansable e indesmayablemente a nuestros familiares (hijos, esposo, padre, madre,  hermanos y familiares queridos) que fueron víctimas de desaparición forzada durante el Conflicto Armado Interno, 1980-200. Lamentablemente, los familiares de los desaparecidos al no tener noticias de sus seres queridos, mantienen  todavía abiertas las heridas, hecho que les causa mucho dolor y sufrimiento al no poder darles una cristiana  sepultura; Por lo que desde ANFASEP hacemos de conocimiento a la opinión pública lo siguiente:

1.- Saludamos al  Congreso de la República, por aprobar  el proyecto de Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas, la cual tiene como objetivo buscar y exhumar los restos  de 16,000 personas desaparecidas durante el Conflicto Armado Interno (CAI).

2.- Saludamos a los congresistas que impulsaron este proyecto de ley por su consecuencia y perseverancia, a los organismos de derechos humanos, colectivos ciudadanos y a la Defensoría del Pueblo, que con su gran voluntad apoyaron esta iniciativa, y también participaron activamente en la discusión previa de esta propuesta de ley  a los amigos que apoyaron en todo momento.

3.- Con la esperanza de que esta ley se cumpla inmediatamente, pedimos la pronta aprobación del  poder ejecutivo, por ser esta ley de carácter humanitaria y que es una deuda pendiente del estado con las víctimas del CAI, por lo que, exhortamos una vez más al señor Presidente de la República señor Ollanta  Humala, promulgar  esta ley,  y su vez dar  inicio del pronta implementación, a  través  del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUS), del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de entierros, a través de un  Plan Nacional de búsqueda de personas desaparecidas.

4.- Entendemos que la aprobación de la Ley es el primer paso hacia un proceso de verdad y  justicia , consignas que venimos pregonando desde muchos años atrás,  y que no descansaremos hasta ver cumplida, creemos también  en la buena voluntad de nuestras autoridades competentes, para hacer cumplir en su cabalidad.

Finalmente, ANFASEP seguirá con su objetivo principal de buscar y localizar a los miles de desaparecidos durante el CAI, así mismo buscar, la verdad, justicia y reparación digna para los familiares, con la finalidad de llegar una verdadera y sincera reconciliación en nuestro país.

Ayacucho, 01 de Junio del 2016.

SOBREVIVIENDO

¡ Gracias Pedro Heredia, Piero y León Gieco !

noname

SOBREVIVIENDO

Me preguntaron como vivía, me preguntaron
‘Sobreviviendo’ dije, ‘sobreviviendo’.
tengo un poema escrito más de mil veces,
en él repito siempre que mientras alguien
proponga muerte sobre esta tierra
y se fabriquen armas para la guerra,
yo pisaré estos campos sobreviviendo.
todos frente al peligro, sobreviviendo,
tristes y errantes hombres, sobreviviendo.
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.
Hace tiempo no río como hace tiempo,
y eso que yo reía como un jilguero.
tengo cierta memoria que me lastima,
y no puedo olvidarme lo de Hiroshima.
cuánta tragedia, sobre esta tierra…
hoy que quiero reírme apenas si puedo,
ya no tengo la risa como un jilguero
ni la paz de los pinos del mes de enero,
ando por este mundo sobreviviendo.
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.
Ya no quiero ser sólo un sobreviviente,
quiero elegir el día para mi muerte.
Tengo la carne joven, roja la sangre,
la dentadura buena y mi esperma urgente.
quiero la vida de mi cimiente.
no quiero ver un dia manifestando
por la paz en el mundo a los animales.
Cómo me reiría ese loco día,
ellos manifestándose por la vida.
y nosotros apenas sobreviviendo, sobreviviendo.
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO,
SOBREVIVIENDO, SOBREVIVIENDO.

“La otra espera” por Gabriela Wiener

En ‪#‎Reúne‬ queremos crear un vocabulario alternativo para hablar de nuestras historias y de nuestros familiares desaparecidos, de nuestra búsqueda y de nuestra espera. Y hoy, desde su columna en Diario La República, la escritora Gabriela Wiener se suma a la campaña con una nueva definición de la palabra “Espera”.

DSC_0057

La otra espera

Hace unas semanas me pidieron que escogiera una palabra de una lista y que propusiera un nuevo significado. La propuesta me la hizo llegar #Reúne, la campaña que quiere incidir en la necesidad de intensificar la búsqueda de personas desaparecidas entre los 80 y los 2000, creando un vocabulario alternativo para nombrar lo que no tiene nombre, ni título. La lista incluía palabras como ausencia, buscar, cuerpo, duelo, muerte, nombre, paisaje, trámite o incertidumbre. Yo elegí re-significar “espera”.
Me gusta la poesía involuntaria del diccionario: la espera puede ser el plazo señalado por el juez para ejecutar algo; o la calma, la paciencia, la facultad de no proceder sin reflexión. También el puesto en el que el cazador aguarda a su presa. Y una especie de cañón de artillería.
En el Perú, la espera ha sido todo lo contrario: la eternización de los procesos judiciales; la impaciencia que se torna en desesperación ante la impunidad; la falta de reflexión y memoria como deporte nacional. En el Perú el cazador no espera, mata, desaparece. Pero si tuviera que resignificar realmente la palabra espera, la vaciaría de su sustancia inmóvil y la llenaría de otras palabras, de palabras como resistencia. O rebeldía.
Pensando en palabras que son acciones me acordé de que Yuyachkani reestrena este mes Sin Título, algo que estos grandes teatreros hacen cada cierto tiempo como revulsivo contra el olvido y que no deberías perderte si aspiras a encontrar una nueva comprensión del fenómeno de la violencia en tu país. El suyo es un mosaico conceptual pero vivo y en movimiento, el de los espacios vacíos que habitan nuestra historia en común: 70 mil muertos, 6 mil fosas comunes, 15 mil desaparecidos. Como el proyecto #Reúne, la obra de los Yuyas también es una invitación a resignificar el pasado. A llenar el vacío con preguntas. Nada que esperar, todo que renombrar.

Lee la columna en el diario La República aquí –> http://bit.ly/1S2zD5A

“Buscar”, por Jacqueline Fowks

“La madre de uno de los comuneros asesinados baja de la carretera llorando, hablando en quechua. Los periodistas de la capital entendemos su tristeza, aunque no sus palabras”, escribió en 2002 la periodista Jacqueline Fowks en su reportaje sobre la primera exhumación de una fosa común en el Perú, realizada en enero de ese año en Chuschi, Ayacucho. Trece años después, en 2015, Jacqueline se suma a #Reúne con “Buscar (en otro idioma)”, un texto en el que nos habla otra vez de cómo, más allá de la lengua que hablamos o de dónde venimos, podemos entender.

91_lg_rodriguezulloa_01

Imagen: de “Atlas Perú”, Fernando Bryce

BUSCAR EN OTRO IDIOMA

En una pequeña escuela/lavan, lavan, lavan/huele a jabón de ropa/ el agua es escasa/ el agua es fría/ cerca de Pampa Cangallo/ de Sillaccasa/ de Chuschi/ de Quispillacta/ lejos de Lima/ Hay que lavar los huesos/ para poder mostrarlos de mejor manera/ a los familiares/ que recorrerán las mesas/ de prendas y vestigios de vida./ Lavan en bateas/ hay poco agua corriente

Un almanaque viejo de Fujimori/ cuelga de una pared/ en la bodega de la plaza de Pampa Cangallo./ Aunque hay sol/y plantas/el paso de los militares de la base/ se respira allí/ todo se ve/ todavía

Llora la mujer que llega a Sillaccasa/habla en quechua/ contagia el lamento/ contagia el llanto/ Solo un par de citadinos/ puede conversar con ella/ en su lengua/pero quien quiera entender, entiende/ solo hay que ver

Unos lavan, lavan, lavan/ Otros esperan, esperan, esperan/ Quien quiera entender, entiende.